Tinta Judicial
Miércoles 22 de Mayo de 2019

Triple crimen: una huella clave

Casetti y Filippi Medina juicio dia 2

Marcos Casetti (con barbilla), cada vez más complicado

Se confirmó el hallazgo de una impronta dactilar del ex policía Marcos Casetti, acusado de matar a sus ex compañeros de fuerza. Una perito dijo que “había mucha sangre”.

Un perito dactiloscópico que analizó una huella digital hallada en la escena del crimen confirmó que la misma pertenece al ex policía Marcos Casetti, uno de los acusados por el triple crimen de policías ocurrido el 19 de octubre de 2007 en dependencias del ministerio de Seguridad bonaerense ubicadas en 7 y 630.

Fabián Sarramián aseguró ante los jueces que la impronta dactilar detectada en un perfumero marca "Glade" pertenece al ex compañero de trabajo de las víctimas Pedro Díaz, Alejandro Vatalaro y Ricardo Torres Barboza.

El rastro fue encontrado sobre el perfumero que estaba en la camioneta policial en la que, se presume, fugaron los sicarios. La prueba fue hallada a las 9.30 del día de la masacre y el informe de Policía Científica indica que el vestigio tenía una antigüedad de "hasta doce horas". El análisis de las pruebas "ubican a Casetti a bordo de la camioneta en la hora crítica de los hechos", explicaron fuentes judiciales ante la consulta de Diagonales.

En su informe, Sarramián concluyó que la huella tenía menos de doce horas de antigüedad. Sin embargo, en el juicio oral intentó dar otra versión y dijo que la huella tenía más de doce horas y que el rango horario podía llegar a 48 horas. Este punto es clave para la defensa de Casetti, ya que con la nueva hipótesis llevada a juicio por el perito policial (misma fuerza en la que revistaba Casetti, de la que se jubiló su padre y en donde trabaja su hermano) se alivia la situación procesal del acusado porque, en ese caso, Casetti estaba de guardia en la escena del crimen, tal como está consignado en registros oficiales y el hallazgo de una huella suya sería lógico.

La contradicción fue advertida por la parte acusatoria y solicitaron a los jueces del Tribunal que se lea el informa realizado por el perito. Las defensoras de Casetti se opusieron, pero finalmente la pieza documental fue leída en la audiencia. Sarramián intentó explicar las diferencias en las versiones. Estaba a punto de caer en un posible caso de falso testimonio, hasta que adujo no recordar bien y le dio crédito a lo que él mismo había firmado como perito en noviembre de 2007.

Coartada

El hallazgo de la huella siempre fue cuestionado por la defensa de Casetti. Su perito de parte Daniel Díaz Drulhom sostuvo que la misma había sido “plantada”, pero una pericia practicada en laboratorios federales sobre la huella, confirmó la validez de la prueba y profundizó las sospechas de que hubo policías implicados en el caso ocurrido dentro del predio del Ministerio de Seguridad.

El estudio había sido solicitado por el fiscal Marcelo Romero. Fue practicado en el "Departamento Químico" de la "Dirección de Policía Científica" de "Gendarmería Nacional", según se lee en la carátula del informe.

La conclusión a la que arribaron los peritos Daniel Converso y Martín Cabral indica que la única sustancia que se halló en el perfumero es cianoacrilato, un compuesto que es utilizado por los peritos para traspasar la huella del elemento a periciar hasta las placas de análisis. El perito Díaz Drulhom, avaló con su rúbrica el informe.

Junto a Casetti en el banquillo de los acusados se ubica Mariano Ezequiel Filippi Medina, hijo de un ex jerarca del Servicio Penitenciario Bonaerense. En tanto los fiscales de Investigaciones Complejas (Victoria Huergo y Jorge Paolini) siguen en la búsqueda del prófugo Fernando Darío Maciel.

El móvil de la masacre ocurrida nueves días antes de las elecciones presidenciales de 2007 había sido el robo de armas, chalecos antibalas y equipos de comunicación para formar una banda de secuestradores y también poner una bomba en el ministerio de Seguridad bonaerense, sin embargo, las sospechas que en el predio de 7 y 630 se acumulaba droga con desconocimiento de las víctimas, siempre cruzó a la investigación.

No faltan testimonios de policías que pasaron por el lugar en los que aseguraron que había un depósito en el predio en el que tenían vedado el acceso y que la llave estaba a resguardo en la sede del ministerio de Seguridad, entonces a cargo de León Arslanián.

“Mucha sangre”

La perito perimétrica Araceli Álvarez, fue la encargada de dibujar cada rincón de la planta transmisora transmisora del ministerio de Seguridad bonaerense. Coincidieron con sus dichos los otros peritos que declararon ante Tribunal Oral en lo Criminal II de La Plata..

“Los muchachos eran muy jóvenes”, dijo la perito testigo Álvarez, visiblemente afectada por el recuerdo. Vatalaro y Torres Barboza, además del trabajo y el estudio, compartían la pasión por el club Gimnasia y Esgrima de La Plata. La mamá de Alejandro conserva en su casa una foto que los muestra juntos, abrazados y con la camiseta.

La noche del ataque, Díaz fue el único que se pudo defender. Llevaba varios años en la fuerza y alcanzó a disparar. Su cuerpo estaba fuera de la sala de guardia, donde atacaron a sus compañeros más jóvenes. Lo encontraron afuera de la casa, aunque también estaba acuchillado. A Díaz lo remataron de cuatros disparos.

Ante los jueces Claudio Bernard, Liliana Torrisi y Silvia Hoerr, el entonces jefe del laboratorio de Balística Central de La Plata, Claudio Silva, explicó esta mañana que el arma de Díaz había sido disparada. Y especificó que los casquillos y las vainas encontradas en el lugar correspondían al arma del sargento, pero también a otras pistolas. “Todas calibre 9 milímetros”, aclaró. “Como las que usa la policía”, precisó después el fiscal Martín Chiorazzi.

La tercera audiencia del juicio se desarrollará este miércoles 12 de marzo, desde las 9 horas, en la que se mostrarán imágenes de los cuerpos.

Tags: marcos - casetti - huella - perfumero