Tinta Judicial
Martes 24 de Septiembre de 2019

Más condenas y menos absoluciones

Juicio por jurados 12 hombres en pugna

Fotograma del film "Twelve Angry Men"

Es en el marco del sistema de juicio por jurados. Por homicidios, robos y un caso de abuso sexual ya sentenciaron a siete de los trece imputados que se enfrentaron al tribunal popular

Las cifras que arroja el producido de los juicios por jurados, a cuatro meses de su puesta en marcha en territorio bonaerense, indican que al menos los primeros 13 fallos arrojen cierto escenario de equilibrio y ecuanimidad. Entre el primer juicio, realizado en marzo en San Martín, y el último, llevado a cabo en San Isidro días atrás, los jurados decidieron siete veces que los imputados eran culpables y otras seis, que no.

Los jurados, integrados por 12 personas, hicieron frente a distintos tipos de casos: cinco homicidios, tres tentativas de asesinato, cuatro robos agravados por el uso de armas (uno de estos fue robo de auto) y un intento de abuso sexual a una menor en ciudades como Pergamino, Lomas de Zamora, Tres Arroyos, Necochea, San Isidro o La Matanza.

En cada caso fallaron de acuerdo a lo que escucharon durante el juicio, basados en las pruebas que presentaron las partes. Tal como establece el sistema, cuando hubo condenas fueron los magistrados los que establecieron la pena.

En los juicios por homicidios, en tres casos los acusados fueron declarados culpables y en otros dos, inocentes. En el primero de la historia bonaerense, realizado en San Martín entre el 10 y el 12 de marzo, el fallo de los 12 jurados –entre los que había pedicuros, jubilados y hasta un científico, todos sorteados por el número de documento– benefició a Guillermo Barros (28), acusado de haber matado a su ex cuñado Gabriel Armella (30) en 2014. Fue después de casi 2 horas de deliberación, tras la cual los integrantes tomaron una decisión unánime: la absolución. En cambio, en los juicios llevados a cabo en La Matanza y Necochea, los jurados determinaron que los acusados eran culpables.

El de Necochea es hasta ahora uno de los que implicó el castigo más duro. Dos días después de la lectura del fallo, el juez Mario Juliano le impuso 14 años de prisión a Nahuel Gandulia (23), quien baleó en julio de 2014 a Carlos Lolli (22), muerto tras nueve días de agonía.

Desde la Asociación Argentina de Juicios por Jurados (AAJJ) detallaron que al menos durante los primeros 13 juicios, la duración promedio de las deliberaciones fue de dos horas y media. Y que en el 80% de los casos el veredicto del jurado fue unánime.

El promedio de duración de las deliberaciones lo rompió a finales de mayo el primer juicio de esta modalidad llevado a cabo en Junín. En esa ciudad los 12 integrantes debatieron hasta la medianoche para concluir que Ariel Giménez (22) era culpable, aunque no del delito de tentativa de homicidio, la acusación que pesaba sobre él.

El jurado determinó que se lo debía declarar culpable de haberle ocasionado lesiones graves a Iván Sarrachini (35). "Al finalizar el juicio, la fiscalía me dio la instrucción para que yo le transmitiera al jurado que si entendía que no estaba en el ánimo del imputado ocasionarle la muerte, que como segunda opción lo declarara culpable de las lesiones. Esto facilitó la decisión", explicó el juez Miguel Ángel Vilaseca, quien consideró "justo" el fallo.







Tags: estadísticas - juicio - jurado - condenas - absoluciones