Tinta Judicial
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Crimen impune en La Plata llegó al cine

Subcomisario Jorge Omar Gutiérrez

Jorge Omar Gutiérrez, asesinado por investigar la "aduana paralela"

La causa está radicada en La Plata. El caso lleva 22 años sin dolucidarse y roza al poder político de la década menemista

El subcomisario Jorge Gutiérrez, hermano del ex intendente de Quilmes y dirigente de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) Francisco "Barba" Gutiérrez, fue asesinado de un balazo en la cabeza en 1994 y, tras desvíos en la investigación, se concluyó que fue asesinado por investigar la Aduana Paralela, en un crimen que subyace al poder político de los últimos 20 años y que es mostrado en "G. Un crimen oficial", de Daniel Otero, que se estrena mañana.

Las aristas que abre el filme, cuyo antecedente es un libro del propio Otero editado en 2000, van desde un policía de la dictadura como Carlos Gallone (famoso por la foto en la que abraza a una madre de Plaza de Mayo), el ex presidente Carlos Menem, las autoridades de la Policía Federal y la Bonaerense, el Poder Judicial, líderes políticos y empresariales.

Esos son sólo ejemplos en una trama de corrupción, narcotráfico y contrabando que tiene sus orígenes en la apertura de las importaciones que signó a la década del '90, en un contexto mundial de globalización y la reciente caída de la Unión Soviética.

"El asesinato de policías en la provincia de Buenos Aires es muy particular. Todos mueren en intentos de robo de autos y suena un poco raro, ¿no?. La mayoría de estos hecho son asesinatos planificados. Esta historia muestra sucesos que no están en los policiales de todos los días", dijo Otero en declaraciones periodísticas.

"Hay un paraguas político que cubre desde hace años este tipo de accionar para dar impunidad. La diferencia con otras muertes de policías, es que en esta la familia no se creyó la versión oficial y presionó para investigar. A Gutiérrez lo mató una mafia hecha y derecha", agregó el realizador.

El subcomisario, hermano del ex intendente de Quilmes y líder sindical Francisco 'Barba' Gutiérrez, investigaba un depósito fiscal adyacente a la comisaría en la que prestaba servicios y, guiado por sus sospechas sobre el narcotráfico, fue ejecutado de un tiro en la nuca el 29 de mayo de 1994 en un vagón del tren Roca.

El cuerpo viajó siete estaciones sin que nadie se diera cuenta y fue descubierto por un guarda que, creyéndolo dormido, lo intentó despertar en la estación cabecera de La Plata.

"Es una conjetura mía, pero lícita, de que a Gutiérrez lo mataron en un tren porque, de esa forma, actúa la Policía Federal, que era la que llevaba adelante la mafia que estaba investigando", explicó Otero, con antecedentes en el periodismo de investigación y con un par de libros a cuestas.

El jefe de la bonaerense de ese momento, Pedro Klodzick, tenía dos teorías: que murió por una bala perdida de una pelea entre barras de Huracán e Independiente (jugaban ese día) o que dos chicos lo quisieron asaltar y, al darse cuenta de que era policía, lo mataron.

El juez de Garantías de La Plata Guillermo Atencio, quien intervino en la investigación, consiguió el testimonio de una mujer que viajaba en ese tren y de un vendedor ambulante que identificó a Alejandro "Chiquito" Santillán, un cabo de la Federal, como ejecutor del disparo.

"Uno de los principales defensores de Santillán, que lo iba a visitar a la cárcel, era el jefe de ese entonces de la fuerza, Adrián Pelacchi. ¿Cómo puede ser que un simple cabo reciba tanto apoyo, pese a ser acusado de matar a un colega?", comentó el investigador.

"El círculo cierra un poco más al enterarnos que Pelacchi se transformó en el jefe de seguridad de los aeropuertos cuando el empresario Ernesto Gutiérrez Conte pasó a ser el Ceo. Conte era el dueño del depósito fiscal que Gutiérrez investigaba", aclaró Otero.

El director no dijo que el actual Ceo del holding Corporación América tenga relación directa con la muerte, pero si sostuvo que le pareció "cuando menos extraño" que nunca fuera citado a declarar.

"Durante todos estos años, Santillán (que fue absuelto en un juicio viciado de amenazas e irregularidades y que no fue apelado) siguió trabajando en la fuerza. Según contó el cuñado en la película, él levantaba sobres de los puestos del tren y les entregaba cocaína y marihuana para su venta", señaló Otero.

El filme muestra la continuidad del caso con fotografías que van desde la de Gallone en dictadura, pasando por Menem, el ex presidente Eduardo Duhalde y una de Aníbal Fernández (quien estuvo a cargo de la Federal), junto a Gutiérrez Conte y Pelacchi.

"Se puede ver cómo las diferentes autoridades que tuvo el país mantuvieron a Santillán en su cargo y no hicieron nada, pese a que la Corte Interamericana de Derechos Humanos obligó al Estado argentino a pedir perdón y lo hizo responsable del homicidio", señaló.

El pasado 21 de febrero, el Tribunal de Casación ordenó a la Cámara Penal de La Plata que inicie "en forma urgente" el segundo juicio por el crimen del subcomisario, suspendido el año pasado tras declararse la nulidad de la indagatoria de Francisco Severo Mostajo, alias "El Colo", un mecánico que continúa en libertad, y que fue identificado como el acompañante de "Chiquito" la noche del crimen.

Como si fuera un capricho del destino en todo lo referente a este caso, alguien en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) fue demorado porque alguien, no se supo quién, le cambió el nombre a la película de "G. Un crimen oficial" a "C. Un amigo oficial", retrasando los pagos para que Otero contara esta historia.

 

 

 

 

 

 

Tags: crimen - subcomisario - jorge - gutiérrez - la - plata - depósito - aduana - paralela - narcotráfico - daniel - otero - director - impune