Tinta Judicial
Miércoles 24 de Abril de 2019

Estafas con alimentos destinados a escuelas

Jorge Paolini

Jorge Paolini, fiscal de Delitos Complejos de La Plata

La justicia penal de La Plata detuvo a dos funcionarios de un Consejo Escolar y a los dos responsables de una panadería por una escandalosa sobrefacturación con la compra de alimentos, en su mayoría facturas

Cuatro personas fueron detenidas por la Fiscalía de Delitos Complejos acusadas de haber perpetrado durante varios meses una sobrefacturación en la compra de alimentos destinados a las escuelas y jardines bonaerenses para la ración diaria de los comedores y las copas de leche.

En la causa se acreditó que los dos funcionarios del Consejo Escolar de Brandsen habían pactado esos sobreprecios con el pretexto de que realizarían obras de infraestructura en los establecimientos educativos.

Al pedir las cuatro detenciones, el fiscal de Delitos Complejos de La Plata Jorge Paolini dio por probado que en la mayoría de los remitos se incorporaba al final de los listados de alimentos, uno o dos renglones con el ítem “vigilantes”. Hay casos de 2800 vigilantes en un solo día, destinados a un mismo establecimiento. El ardid era tan lesivo como burdo.

Una auditoría dispuesta por la fiscalía y las autoridades de la cartera educativa provincial determinó que las obras que se habían prometido jamás fueron concretadas.

También se constató diversa mercadería que nunca se entregó a los jardines y escuelas del distrito.

Las detenciones fueron libradas por el juez de Garantías nº 6 de La Plata Fernando Mateos quien convalidó todo lo actuado por el fiscal Paolini, imputado el delito de peculado, que castiga con penas de hasta 10 años de prisión el desvío de fondos o bienes públicos en beneficio propio o de terceros.

Fuentes judiciales identificaron a los detenidos como Carlos Magnani y Mirta López –presidente y tesorera, respectivamente, del Consejo Escolar de Brandsen-; y Carlos Gustavo del Po y Sandra Viviana Durán, responsable de la distribuidora y panificadora “Las Delicias” donde se concretó la megacompra.

En la causa a la que tuvo acceso Tinta Judicial, la fiscalía y el juez dieron por acreditado que las maniobras “comenzaron en el transcurso de 2011 en la localidad de Brandsen” cuando “dos funcionarios públicos –Magnani y López-, que de desempeñan como Presidente y Tesorera del Consejo Escolar de Brandsen, mediante la falsificación de distinta documentación destinada a respaldar la entrega de mercadería en escuelas del municipio, sustrajeron una suma de dinero superior a los treinta mil pesos que se encontraba bajo su administración y custodia por tratarse de los fondos destinados a cubrir el denominado Servicio Alimentario Escolar (SAE)”.

La fiscalía comprobó que la maniobra se llevó a cabo con la participación necesaria de “otras dos personas quienes en su calidad de dueños, uno en los hechos (Del PO), la otra en los papeles (Durán), de la panadería “Distribuidora Las Delicias”, que oficiaba como proveedora de todas las Escuelas dependientes del Consejo Escolar de Brandsen, del facturaron al Consejo distintas cantidades de alimentos que nunca fueron entregadas a las escuelas”.

No declararon

Los cuatro detenidos se negaron a declarar ante el fiscal, por consejo de sus abogados defensores. Las evidencias y documentos incorporados al expediente penal dan cuenta que los responsables del comercio Las Delicias “agregaron o hicieron agregar por una tercera persona a los remitos de entrega de mercadería renglones duplicados de algunos de los ítems correspondientes a alimentos efectivamente entregados a las distintas escuelas y jardines del municipio, los que luego fueron facturados por el Consejo, y abonados a quien figurara como dueña del local mediante cheques de la cuenta del Servicio Alimentario Escolar (SAE) de la Sucursal Branden del Banco de la Provincia de Buenos Aires, rubricados por la Tesorera y el Presidente del Consejo”, afirmó la fiscalía al pedir las detenciones.

También se probó que en algunos casos, la sobrefacturación tuvo lugar no ya mediante el agregado de renglones, sino a través “de la enmienda de las cantidades provistas”.

Vigilantes

El juez Mateos acreditó que la cantidad de alimentos pedidos y abonados por el Consejo era muy superior a la que debía entregarse en todas las escuelas del distrito. Por lo general, duplicaba la cantidad necesaria según el número de alumnos y la ración otorgada.

En los remitos apócrifos por ejemplo figuraba “2800 vigilantes, dos veces en un mismo día y por la misma cantidad, en un mismo establecimiento”.

 

 

Tags: estafa - alimentos - comedores - escolares - brandsen