Tinta Judicial
Jueves 19 de Septiembre de 2019

La Cacha: relatos desgarradores

Audiencia La Cacha

Los sobrevivientes narran el horror en primera persona

Un testigo recordó la reiteradas violaciones que sufrió su madre durante un operativo ilegal de la dictadura

El sobrino de dos detenidos desaparecidos contó los tormentos sufridos por su madre en su casa de Ensenada, donde también fue violada, en un allanamiento hecho por los integrantes de una patota de represores durante la última dictadura cívico militar.

Al declarar ante el Tribunal Oral Federal de La Plata en una nueva audiencia del juicio por crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro clandestino de detención La Cacha, Hernán Gallego, aseguró que "prácticamente en la dictadura toda mi familia fue privada de la libertad, tuvimos dos allanamientos y tengo dos tíos desaparecidos".

Consideró que "hubo en la familia tantas detenciones porque buena parte de sus integrantes vivíamos en tres casas grandes en un solo terreno y allí estaba mi madre, hermanos, tías, tíos, primos y otros parientes".

"Mi padre había sido militante del Comunismo, mi tío Jorge trabajaba en Astillero Río Santiago y militaba en el Partido Comunista y otro tío, Cacho, era conducción en Montoneros" contó el testigo.

Recordó que en uno de los allanamientos "gente con ropa de militares y otros vestidos de civil ingresaron a las tres casas al mismo tiempo".

"En la casa de adelante agarraron a mi tía Mari y sus dos hijas, a mi tía Estela, mis primos y mi abuela", detalló Gallego.

Contó que en la casa del medio "estaba mi madre, la agarraron y le hicieron ver cómo refregaban la cara de mi tía Mari en el cemento".

"A mi mamá primero le pegaron, la hicieron ingresar a la casa y la empezaron a torturar hasta que fue cobardemente violada", dijo al Tribunal.

Manifestó que "ella siempre nos contaba que estaba esperando que todo termine y que no se la llevaran porque mi padre había fallecido".

"Dos personas la agarraron a mi mamá de los brazos y de las piernas y la violaron en forma reiterada uno y otro, y le preguntaban dónde estaba mi papá, que había muerto hace poco y también la amenazaban con que iban a matar a mi hermano", graficó.

También contó que en otro allanamiento "golpearon a mi abuela y a mi abuelo, que era un galleguito de poca altura mientras le gritaban ‘viejo decinos dónde están las armas o te quemamos’”.

Mencionó que uno de sus tíos desaparecidos era Jorge Moral y agregó que "mi otro tío, Mario Oscar Gallego, pudo esconderse y con mi abuela se dejaban mensajes en la tumba de mi papá, pero un día los mensajes cesaron y mi tío jamás volvió".

Antes de retirarse de la sala de audiencias, Gallego agradeció por "lo maravilloso que significa declarar hoy aquí".

Dijo que "siento que las voces de ellos se hacen extensivas a través de mi voz y es una bendición para mí estar sentado hoy frente a la Justicia de mi patria, como ellos hubiesen querido, con errores y aciertos, pero sentados frente a la Justicia".

El Tribunal Oral Federal 1 de la capital provincial investiga los delitos contra 135 víctimas.

También declaró Liliana Méndez de Cédola y Estela Gallego y esta última lo hizo por el secuestro de su esposo Jorge Moral, uno de los 43 trabajadores de Astilleros Río Santiago desaparecidos en la última dictadura.

La mujer también relató el secuestro y desaparición de su hermano Mario Gallego, quien junto a Moral, fue visto en el centro clandestino de detención de La Cacha.

Liliana Méndez de Cédola, en tanto, declaró por el secuestro que sufrió junto a su esposo Eduardo Cédola el 13 de septiembre de 1977, en su casa de La Plata, donde vivían junto a sus tres hijos menores de edad, quienes fueron dejados al cuidado de un familiar, mientras sus padres eran encapuchados e introducidos en un automóvil.

Una vez en La Cacha, la mujer debió escuchar primero cómo golpeaban y picaneaban a su esposo, y posteriormente ella fue desnudada y picaneada durante 20 minutos.

El matrimonio fue liberado el 26 de septiembre de 1977, en la esquina de 131 y 36 de La Plata.


Tags: la - cacha - audiencias - abril - juicio - oral - secuestros - astillero - río - santiago