Tinta Judicial
Viernes 18 de Octubre de 2019

Prendió fuego al novio de su ex: condenado

Rivero

Rivero. En 2012 fue condenado a 50 años de cárcel

El hecho fue perpetrado en noviembre de 2012. El acusado alegó trastornos de conducta, pero las pericias lo desmintieron

Despecho. Celos. Posesividad. En ese marco un hombre fue condenado a 14 años de prisión por haberle tirado un baldazo de aguarrás y prendido fuego con un "magiclick", provocándole quemaduras en el 65 por ciento del cuerpo, al novio de su ex pareja, en un hecho cometido en noviembre de 2012 en la zona porteña de Las Cañitas.

La condena recayó sobre Jorge Serrano (43) y fue aplicada por el Tribunal Oral en lo Criminal 22 de Capital Federal, integrado por los jueces Patricia Elisa Cusmanich, Angel Nardiello y Sergio Paduczak.

El tribunal avaló el pedido de pena que había formulado ayer en su alegato el fiscal Marcelo Martínez Burgos y condenó a Serrano a 14 años de prisión por el delito de "tentativa de homicidio agravado por ensañamiento".

La víctima del hecho, Alejandro Vindver (43), sufrió quemaduras en el 65 por ciento del cuerpo y estuvo meses internado en el Hospital Alemán, donde fue sometido a varias cirugías.

En su alegato, el fiscal Martínez Burgos afirmó ante los jueces que lo que sucedió en este caso fue "un desamor que desembocó en una tentativa de homicidio".

En el debate quedó probado, tal como se había planteado en la instrucción de la jueza Fabiana Palmaghini y el fiscal Carlos Velarde, que el conflicto se generó por una mujer llamada Tamara Koll, quien era por entonces novia de la víctima y la ex del imputado.

La querella recordó durante el debate que la mujer había dejado a Serrano hacía cuatro años, pero que desde entonces el imputado la hostigaba junto a a su entorno y que las amenazas se incrementaron cuando el ahora condenado supo que la víctima salía con ella.

El hecho ocurrió el 5 de noviembre de 2012 en hall de entrada del edificio donde vivía el imputado, sobre el boulevard Chenaut 1970, a metros de la avenida Luis María Campos en la zona porteña de Las Cañitas.

Ese día, Serrano realizó reiteradas llamadas a los trabajos de Koll y al de Vindver, quien decidió ir a hablar "de hombre a hombre" con el ex de su novia para concluir con un conflicto en el que había habido denuncias previas, pero no había habido respuesta de la Justicia.

"Aguantó y aguantó hasta que fue a buscarlo para decir basta. El imputado sabía quién era, porque lo vio, había un visor" en el portero eléctrico, describió el fiscal en su alegato.

Martínez Burgos detalló que cuando Serrano bajó al hall y le abrió la puerta del edificio "lo hizo pasar, le tiró un baldazo de líquido" -luego se comprobó era aguarrás-, que hizo patinar a Vindver.

"Se cayó al piso y allí le `gatilló` el `magiclik`, lo prendió fuego y se fue. No había nadie más para ayudarlo. Una frialdad pocas veces visto en hechos de esta naturaleza", dijo el fiscal ante el TOC 22.

Serrano escapó corriendo del edificio, pero fue alcanzado y detenido por un efectivo de la comisaría 31 que custodiaba la zona.

La víctima, en cambio, quedó envuelta en llamas y encerrada en el hall hasta que un transeúnte rompió el blíndex de la entrada, lo sacó a la calle y con ayuda de otros vecinos apagaron el fuego.

Al día siguiente del ataque, la Policía realizó allanamientos en dos departamentos del edificio -el del imputado y el de su madre-, y se secuestró un tambor que contenía aguarrás que se encontraba en la cocina de una de las unidades y dos encendedores y un "magiclick" en la vivienda contigua.

Martínez Burgos destacó en su alegato que los informes médicos revelaron que las quemaduras sufridas por Vindver pusieron en riesgo su vida y que respecto a la salud mental del imputado se concluyó que podía comprender la criminalidad de sus actos y por lo tanto no era inimputable como pretendía demostrar la defensa.

Además, el representante del Ministerio Público Fiscal recordó que los informes del laboratorio químico determinaron que ese día Serrano tampoco estaba drogado ni alcoholizado.




Tags: condena - celos - despecho - las - cañitas - fuego - magiclick