Tinta Judicial
Martes 16 de Octubre de 2018

Nisman ocultó a su familia el motivo de regreso a Buenos Aires

Fiscal Alberto Nisman

El fiscal Alberto Nisman falleció en su casa y hay una causa abierta

A poco más de dos semanas de la muerte del fiscal de la causa AMIA comienzan a aparecer nuevos datos pero que, por el momento, no permiten confirmar hipótesis alguna

El fiscal Alberto Nisman ocultó a su familia el verdadero motivo de su regreso a Buenos Aires desde España el 12 de enero, según surge de las divergencias existentes entre la declaración testimonial de la titular del Juzgado Federal de San Isidro y ex esposa del fallecido funcionario judicial, Sandra Arroyo Salgado, y de su madre, Sara Garfunkel.

Según trascendió en ámbitos judiciales y publicó el diario La Nación, Arroyo Salgado declaró ante la fiscal Viviana Fein que Nisman la telefoneó desde Madrid, donde se encontraba con su hija mayor, y le informó que debía regresar antes de lo previsto a Buenos Aires a raíz de una operación que su madre tenía que realizarse en uno de sus brazos.

Por su parte, la madre del fiscal, Sara Garfunkel, aseguró en su testimonio ante la fiscal que investiga el caso que dicha intervención quirúrgica se había producido con anterioridad al retorno de Nisman desde Europa.

La conversación telefónica entre Nisman y Arroyo Salgado, que en ese momento se encontraba en Barcelona, se convirtió en una pelea debido a que la jueza se opuso a que el fiscal viajara a la Argentina con su hija, por lo que debió retornar solo.

En su declaración testimonial, Arroyo Salgado describió la discusión acerca del cronograma establecido para las vacaciones de las hijas del matrimonio, que el fiscal aparentemente había decidido alterar, pero ninguno de los testimonios hasta el momento pudo dilucidar por qué Nisman ocultó el verdadero motivo de su viaje a su familia.

El expediente. La sospecha generalizada de que la muerte violenta del fiscal Alberto Nisman pudo haber sido planeada y hasta ejecutada para que “parezca un suicidio”, no encuentra hasta ahora sustento en los peritajes técnicos realizados.

A poco más de dos semanas de la muerte del fiscal, la investigación no ha podido apartarse, en lo esencial, de las primeras conclusiones de la autopsia realizada por el Cuerpo Médico Forense, que indicaron que "no hubo intervención de terceras personas” en el hecho, según la acabada expresión de la fiscal Viviana Fein.

El tiro en la cabeza que acabó con la vida del fiscal de la causa Amia habría sido disparado -según esas conclusiones- por su propia mano, con la pistola que le proveyó una persona de su confianza y en el baño de su departamento, donde no se percibía ningún signo de violencia o resistencia.

Las últimas pruebas de laboratorio recibidas por la fiscal Fein, confirmando que en el arma y ropa de Nisman sólo se encontró su propio ADN, ratifican esa línea de investigación y se suman a las certezas de las primeras horas.

Un dato contradictorio en esta saga es la falta de rastros de la deflagración en la mano de Nisman, según los resultados negativos del barrido electrónico de metales y, aunque los peritos lo adjudicaron al pequeño calibre del arma, ya está en curso una contraprueba.

En los próximos días, cuando la fiscal reciba los exámenes histopatológicos y toxicológicos para verificar si Nisman había ingerido o estaba bajo efecto de sustancias que hayan operado sobre su voluntad, la investigación se colocará más decididamente en el terreno complejo de los vínculos de la víctima.

La propia aparición del informático Diego Lagomarsino declarando voluntariamente horas después del hallazgo que, a pedido de Nisman, le había prestado la vieja pistola Bersa calibre 22 encontrada bajo el cuerpo del fiscal, puso en el centro de la escena a ese mundo de relaciones donde podría encontrarse el secreto de su muerte.

El informático de 39 años fue la última persona en verlo con vida dentro del departamento que Nisman alquilaba en el piso 13 del complejo Le Parc, a donde solía visitarlo, según declaró, para entregar o recibir pedidos de trabajo. Por ahora es el único imputado por haberle provisto el arma hallada en el lugar de su muerte.

La fiscal Fein tomó testimonio en los últimos días a los empleados de la UFI-AMIA para tratar de establecer claramente la función del técnico, el tipo de contrato y su monto inusualmente alto dentro de la fiscalía.

Allí habría verificado que sólo reportaba al titular de la fiscalía de la causa AMIA y escuchó información sobre un viaje que ambos habrían realizado a un país vecino en el marco de la investigación.

Según la agencia Télam “fuentes ajenas al expediente señalan a Lagomarsino como un personaje próximo, por elementales razones de seguridad, al ex hombre fuerte de la ex Side Antonio ‘Jaime’ Stiusso, principal proveedor de información de Nisman sobre el mayor atentado criminal de la historia argentina”.

En su aparición televisa patrocinado por el abogado Máximo Rosconi, un conocido defensor de causas penales “pesadas”, Lagomarsino negó el vínculo y echó sombras sobre los policías que debían proteger al fiscal afirmando que este “no confiaba ni en su custodia”.

Parte de ese personal ya ha sido removido por el sumario interno, pero en la causa penal no aparecen por ahora sospechas de peso contra los policías más que por haber relajado su tarea de vigilancia y no haber informado oportunamente a sus jefes lo que estaba ocurriendo.

Apenas el grupo de apoyo técnico policial concluya la previsualización de las cámaras de seguridad del edificio, la fiscal comenzará a observarlas, un test clave no solo para saber quiénes circularon por el complejo en las horas previas a la muerte de Nisman.

Servirá también para chequear la propia versión del informático sobre el horario de su última salida del edificio, ya que los saltos en las planillas de registro de ingresos y egresos que lleva la custodia privada y la rotura de algunas cámaras impidió hasta ahora verificarla.

En los próximos días, cuando la querella designe a peritos de parte, comenzará también el vaciado de la información contenida en los tres teléfonos celulares de Nisman, de modo de ir reconstruyendo con quien se comunicó, en sus últimos días y horas de vida, la víctima.

Cabe recordar que la muerte del fiscal ocurrió días despúes de su denuncia en la que señaló a la jefa de Estado, Cristina Fernández de Kirchner, por “decidir, negociar y organizar la impunidad de los prófugos iraníes en la causa AMIA”. La denuncia está basada en escuchas telefónicas que fueron cuestionadas por el juez.

El defensor. Según publicó el diario Página 12 la presencia “del abogado Máximo Rosconi como defensor del hombre que entregó la pistola a Nisman, causó perplejidad”. En una nota de periodista Horacio Verbitsli se detalla que “Lagomarsino había recurrido inicialmente a la defensoría oficial pero se presentó en la causa y ante la opinión pública en compañía de un abogado que, como él mismo lo proclama, es caro y aspira a ser cada vez más caro. Rosconi fue defensor del ex presidente Carlos Menem en la causa por el contrabando de armas a Croacia y Ecuador, y de los mayores traficantes detenidos en el país, en la causa por lavado de dinero más importante habida aquí. Eso no lo identifica con sus clientes, por cierto, pero muestra la alta cotización de su ética profesional y Lagomarsino no es un cliente a su altura”.

En el artículo se detalla que Rosconi, antes de presentarse como defensor del por ahora único imputado “había llamado al juzgado federal de San Isidro y había dejado a la secretaria de la jueza Sandra Arroyo Salgado sus dos teléfonos de línea y un celular, con un mensaje: ‘Me pongo a tu total y entera disposición para asumir la querella de la familia, en forma gratuita’”.

Desmentida. El Juzgado Nacional a cargo del juez federal Ariel Lijo ratificó que recibió la denuncia del fiscal Alberto Nisman sin tachaduras, desmintiendo el artículo publicado por el diario Clarín donde se señalaba que el funcionario judicial habría enmendado parte del texto y en el que se especulaba sobre otra copia de la denuncia hallada supuestamente en la basura de su casa en la que, según el matutino, pediría el desafuero y la detención de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Al mismo tiempo, fuentes cercanas a la fiscalía que investiga las causas del deceso de Nisman aseguraron a Télam no tener constancia de que el expediente cuente con una hoja desechada por el fiscal en la que se soliciten desafueros.

El diario Clarín sostuvo que en un tacho de basura del departamento de Nisman fue encontrado un escrito en el que Nisman pensaba pedir la detención de la mandataria, y que había sido incorporado a la causa.

Las fuentes señalaron que "no consta" que esa hoja haya sido incorporada al expediente y que "la información está tachada por el juzgado porque se hace por protocolo para no adelantarle a los investigados las medidas que se van a realizar".

El Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N° 4 a cargo del juez Ariel Lijo emitió un comunicado en donde aclara que la denuncia que realizó el fallecido Alberto Nisman fue recibida "sin testado alguno" y que "fue la decisión de este juzgado suprimir el texto" como "medida de preservación de lo solicitado".

El comunicado difundido a través del Centro de Información Judicial (CIJ) desmiente lo publicado en el diario Clarín, donde se especula que el fiscal general de la causa AMIA habría borrado el fragmento del texto en una página de la causa.

El texto sostiene que fue "decisión de este juzgado suprimir (tachar) del texto oportunamente difundido a través del Centro de Información Judicial (CIJ) la diligencia de prueba requerida en esa denuncia por el fiscal Alberto Nisman como medida de preservación de lo allí solicitado".

"Se trata sólo de supresión de medidas de prueba y no de ninguna otra petición sustancial respecto de los presuntos imputados. Esa versión fue publicada por el CIJ sin modificación alguna", aclara el breve texto.

De hecho, en la página 287 de la denuncia publicada desde hace dos semanas en la página web del CIJ, aparecen los "24 renglones ilegibles" -tal como sostiene Clarín-, a partir de los cuales el diario edifica la teoría de una copia apócrifa encontrada en el cesto de la basura de la casa de Nisman, y en donde supuestamente se pediría la detención de la Presidenta.

 

 

 

 

Tags: muerte - fiscal - alberto - nisman - amia - diego - lagomarsiono - máximo - ronconi - jueza - federal - san - isidro - sandra - arroyo - salgado - suicidio - sara - garfunkel - horacio - verbitski - viviana - fein - ariel - lijo - tachaduras - enmiendas