Tinta Judicial
Martes 13 de Noviembre de 2018

La trama política de "La banda de los jueces"

César Melazo, juez de Garantías de La Plata

César Melazo, ex juez de Garantías de La Plata

El escándalo desatado en el fuero Penal de La Plata tiene ramificaciones insospechadas. Todos los nombres en esta nota.

 

El expediente sobre la denominada “banda de los jueces” que se tramita en el fuero penal de La Plata y que puso tras las rejas al ex juez de Garantías César Melazo, tiene también una trama política en la que ya hay nombres de magistrados, operadores, políticos y funcionarios anotados en la libreta de apunte de la fiscal.

La detención del ex juez, las escuchas telefónicas en la que se nombran a magistrados y políticos y la licencia forzosa del juez de Casación bonaerense, Martín Manuel Ordoqui, hizo estallar una verdadera bomba cuyos efectos y daños, son inmensurables.

Sin lugar a dudas esta causa es, hasta el momento, la de mayor gravedad institucional en el Departamento Judicial de La Plata desde el regreso de la Democracia. Lo que parecía impensado, fue: un juez tras las rejas por formar parte de una asociación ilícita (conformada por policías, barras, narcos, lobistas y ladrones) en la que se anota como jefe. En paralelo, más de media docena de magistrados salpicados en las escuchas telefónicas y por las que se analiza su posible procesamiento en caso de contar con las evidencias necesarias.

La investigación es muy compleja, al punto que la jueza de Garantías, Florencia Butiérrez, destacó en un documento oficial la labor de la fiscal Betina Lacki y recomendó que sea dotada de mayor personal abocado específicamente a la pesquisa en curso.

Más allá de los laberintos procesales, hay una arista que emerge con la fuerza de un volcán en erupción: la trama política del expediente.

Qué unen al ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, al intendente de La Plata Julio Garro y al ex jefe de la barra brava de Estudiantes de La Plata, Rubén “El Tucumano” Herrera. La respuesta es sencilla y aparece en el expediente: una reunión que mantuvieron en el despacho del responsable de la seguridad de todos los bonaerenses.

El dato surge de una pericia realizada al teléfono de uno de los detenidos. En base a documentación oficial se desprende que el 10 de enero de este año, el comerciante Javier Ronco (detenido como integrante de la banda y por doble homicidio) envió un mensaje al lobista político y judicial Enrique Petrullo (también tras las rejas) para que averigüe si una mujer, cuya identidad se mantiene en reserva, “trabaja en La Plata, en la oficina de Ritondo”.

La joven fue pareja de Herrera, quien en sus ratos libres que le quedan como empresario de la noche, figura como empleado de planta permanente de la Cámara de Diputados bonaerense. Según la investigación, esa mujer avisó y dio detalles a Ronco (uno de los acusados) sobre una reunión que mantuvieron Ritondo junto Garro y su ex pareja Herrera. Se sospecha que ella tenía acceso al despacho privado del Ministro y desde allí informaba sus actividades al resto de la banda cuando todavía estaba operativa.

“El Tucumano” es conocido entre sus amigos como “El Bolichero”, ya que se dedica al negocio de la diversión nocturna entre su ramificada cartera de gestiones comerciales, que también incluye viajes de egresados. En uno de sus locales bailables es socio de ex juez Melazo, siempre según la investigación penal preparatoria.

Este expediente es una muestra de cómo se generan los lazos de poder, negocios y política en la capital bonaerense. Una misma persona puede aparecer mencionada como víctima y victimario.

Es el caso del dirigente del Partido Justicialista de La Plata, Hugo Sini, sobre quien se menciona que posee un taxi en funciones con una habilitación falsa. También que mensualmente hace “revoleo de cheques” de la Cámara de Diputados bonaerense por sumas que oscilaban al momento de las escuchas, entre 43 mil y 57 mil pesos cada uno, manejando un total de 120 cheques cada 30 días, según se desprende del expediente.

Sini también tenía una cooperativa que prestaba servicios en la localidad de Arana, cuando su yerno era delegado municipal en la gestión del ex intendente Pablo Bruera. Según una serie de mensajes de texto entre Petrullo y Ronco, el dirigente político tenía guardado 500 mil dólares en una casa de Parque Sicardi y pensaban asaltarlo para hacerse con el dinero.

Otro de los apellidos de la política platense que emanan de las escuchas es el del ex diputado provincial y ex concejal de La Plata Gabriel Bruera, a quien se lo mencionan con llegada directa a un juez de Garantías de La Plata, quien tiene a su hija empleada en el juzgado.

Pero no solo el peronismo aparece vinculado a personas detenidas en el marco de esta causa. También un funcionario PRO de la municipalidad de La Plata aparece en otro expediente vinculado a la causa principal.

Se trata del Secretario de Gobierno de La Plata, Nelson Marino, quien aparece como garante personal en el arresto domiciliario de Adrián “Quichua” Manes, detenido por el homicidio de Juan Farías, un ex integrante de la banda. Se sospecha que a Farías lo mataron sus ex compañeros de fechorías en el marco de un ajuste de cuentas. Una testigo reconoció a Manes como el autor material del crimen ocurrido el 1 de diciembre de 2010 en La Plata, pero hay evidencias que indican que el asesino fue Ronco.

Además el funcionario nombró al sospechoso como empleado municipal, según documentos oficiales de la Municipalidad de La Plata.

 

Tags: la banda de los jueces - julio garro - cristian ritondo - nelson marino