Tinta Judicial
Viernes 19 de Octubre de 2018

Juicio a exjuez federal de La Plata y a ex diputado

Exjuez Ricardo Ferrer

Ricardo Ferrer. Exjuez federal de La Plata

Los acusan de fraguar inmuebles que pertenecían a personas fallecidas o sin movimiento registral

La Fiscalía de Delitos Complejos de La Plata pidió que sean juzgados en audiencia oral y pública un exjuez federal de la capital bonaerense y un exdiputado, junto a familiares y profesionales, a quienes sindican por integrar una organización dedicada a apoderarse de costosos inmuebles a nombre de personas fallecidas o sin movimiento registral, los que escrituraba luego a nombre de familiares o allegados directos.

El pedido de elevación a juicio oral fue formulado por la fiscal Victoria Huergo, de la Unidad Funcional de Instrucciones Complejas (UFIC) de La Plata. Y recayó sobre el exmagistrado federal Ricardo Omar Ferrer (62), al ex diputado nacional Jorge Orozco (56) y a otras seis personas.

La fiscal dio por acreditada la venta de cotizados inmuebles con poderes adulterados, que pertenecerían a personas ya fallecidas.

Ricardo Ferrer, nieto del fallecido dirigente radical Ricardo Balbín, es casado, padre de cuatro hijos y fue nombrado en el cargo de juez federal el 4 de octubre de 1984, con acuerdo del Senado de la Nación y a propuesta del Poder Ejecutivo, en ese momento al mando de Raúl Alfonsín.

En su dictamen, la fiscal también pidió el juicio oral para la hija de Ferrer, María Luján (33); el ex diputado Orozco y su hija Sabrina (31); Manuel Navarro (89), y la escribana Nora Pérez (54).

La única imputada que quedó sobreseida en la causa, con confirmación de la Cámara Penal de La Plata fue la escribana Nélida Aramburú de Tenti (55) Entre los procesados también figuran el contador Francisco Renga (56) y su hija Yael Renga Nachif (31).

Para la fiscal, la calificación que debe ser sostenida en el juicio oral es la de “falsificación material de instrumento público, estafas, falsificación ideológica de instrumento público reiterada y robo”.

Ferrer fue juez federal en nuestra ciudad y renunció en el año 2000, después de una denuncia que incluyó videos grabados con cámara oculta, en los que aparecía el entonces magistrado en reuniones con un abogado platense junto al directivo de una empresa vinculada a la televisión, los torneos y las competencias. Tras ese escándalo, Ferrer presentó su renuncia ante el entonces presidente de la Nación Fernando de la Rúa.

La maniobra que se le imputa a Ferrer y a los otros imputados habría consistido en la elección de un inmueble con su dueño fallecido, la falsificación de un poder a su nombre para concretar la venta y el engaño a un comprador de buena fe, hasta con título cuyas matrículas habría sido adulteradas por un empleado del Registro de la Propiedad.

La pesquisa se relacionó con otras maniobras similares, en las que el contador Renga aparece como el jefe de una presunta asociación ilícita.  En la causa que tiene a Ferrer como el principal sospechoso, se detectaron al menos cuatro casos similares, dos registradas en La Plata -en Tolosa-, uno en Mar del Plata y otro en capital federal.

Para la fiscal Huergo, Ferrer cumplía con una serie de etapas para falsificar una venta a través de un poder falso, donde era adulterada la firma de su dueña porque tenía una enfermedad terminal, había fallecido o no tenía familiares directos. El paso siguiente era buscar inversionistas y concretar la venta del inmueble, tantas veces como se pudiera.

La denuncia penal fue radicada por el ex decano de la facultad de Derecho de La Plata Miguel Ángel Marafuschi Phillips.

Un caso que se destacó entre las distintas modalidades desplegadas fue que los imputados Ferrer, Renga y Orozco colocaran las propiedades adulteradas a nombre de sus jóvenes y propias hijas, según surge del expediente. Pero otra evidencia que causó mayor sensación entre los investigadores fue que en otras operatorias, el ex juez Ferrer, ya como abogado particular, apartado de la magistratura, había contactado a las amigas de su madre, de avanzada edad y con graves enfermedades.

La fiscalía acreditó que, con el pretexto de asesorarlas -a dos las asistía con los “corralitos financieros”- logró acceder a información de cuentas, ahorros y bienes. Eso ocurrió, por caso, durante 2005, cuando Ferrer “sabiendo del estado terminal de la amiga de su madre, Isabel Apolonia Benages, que carecía de familiares directos, falsificó un poder (con escrituras de venta en favor de su hija y la de Renga) y luego cumplía el resto de las etapas de adulteración de dominio hasta apoderarse, a precio irrisorio, del patrimonio inmobiliario de la mujer, para entonces ya fallecida”.

Al dictar los procesamientos, la fiscalía indicó que una de las maniobras se produjo en los primeros meses de 2005. Falsificaron documentos públicos, modificaron la titularidad registral de dos lotes de terrenos ubicados en calle 531 nº 1750 entre 12 y 13 de Tolosa, propiedad de los herederos de José Rito Vallone y Filomena Alceste Masi. Y los comercializaron a terceros de buena fe.

Para realizar esa maniobra fraguaron una venta de los propietarios fallecidos 30 años antes.

El último de los compradores fue el ex decano de Derecho, Marafuschi, quien  -advertido por su notario- radicó la denuncia penal, dando inicio a la investigación que el viernes pasado fue elevada a juicio por la fiscalía de Delitos Complejos de La Plata.


Tags: Ferrer Orozco Huergo Fraude Estafa