Tinta Judicial
Martes 24 de Septiembre de 2019

Cuádruple crimen: “Pido la máquina de la verdad”

Javier Quiroga solo

Javier Quiroga, detenido por el cuádruple femicidio de La Plata

Declaró uno de los acusados, acusó al otro y pidió ser sometido a dos medios de pruebas prohibidos para demostrar que, según él, no miente

“Quiero la máquina de la verdad y la hipnosis”. El autor del pedido es Javier Quiroga, uno de los acusados por el cuádruple femicidio de La Plata perpetrado entre el 26 y 27 de noviembre de 2011. En su declaración durante el juicio oral cargó contra Osvaldo Martínez (el otro de los procesados del caso) como el autor intelectual y material de la masacre, pero no pudo responder con claridad preguntas puntuales de las partes y los jueces. Todo listo para que vuelva a declarar el remisero Marcelo Tagliaferro, principal testigo de la acusación, imputado por “falso testimonio”.

Los métodos de pruebas solicitados por el acusado están prohibidos en la legislación nacional, ya que el acusado debería declarar con sus sentidos alterados y se podría llegar a autoincriminar pero esa situación es violatoria del derecho a defensa consagrado en la Carta Magna.

Quiroga abandonó el banquillo de los acusados y se ubicó frente a los jueces del Tribunal Oral Criminal III de La Plata, a cargo del debate, quienes lo escucharon durante más de tres horas.

En todo momento estuvo custodiado por tres fornidos guradias del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) que dificultaron la tarea de los fotógrafos presentes en la sala de audiencias.

Intentó mostrar arrepentimiento por la matanza de mujeres, aseveró que se siente “muy mal” por el hecho y, lo sabido y esperado, volvió a culpar a Martínez.

Reiteró que el sábado 26 de noviembre Martínez fue a verlo a su casa del barrio La Granja, le comentó que había que hacer un trabajo en el PH de La Loma. “También me habló de que no pegaba una con Bárbara que era su novia”, dijo.

Quiroga explicó que Martínez lo visitó alrededor de las cinco de la tarde. Este dato choca con lo expuesto por Ismael Martínez hermano del acusado, quien manifestó que a esa hora ambos estaban en el centro de Berisso, paseando en moto

No obstante Quiroga relató que ya en el interior del departamento de las víctimas se dispuso a realizar los arreglos para que supuestamente fue convocado por Martínez. “Arreglé unos cajones hasta que llegó él y de pronto escuché un ‘ay!’ que hace Susana”.

Agregó que fue un testigo presencial de la masacre y que no participó en los asesinatos. “Yo estaba asustado, creí que iba a ser una víctima más, no pude salir del problema”, rememoró.

Sostuvo que Martínez utilizó un revolver y que con una cuchilla lo cortó en su mano. Consultado por el abogado Julio Beley sobre a qué hora llegó Martínez al lugar, dijo que fue cerca de las 22:15, aunque este otro punto entra en contradicción con uno de los elementos centrales que consta en la causa. Se trata de un llamado telefónico que Martínez le hace a su novia Bárbara Santos en el horario de las 22:26 del día 26 de noviembre de 2011.

Quiroga también contó que esa noche Martínez solo salió una vez del PH a recibir a Marisol Pereyra. Este dato también colisiona con lo expuesto por el remisero Marcelo Tagliaferro ya que este último relató que vio a Martínez en dos ocasiones, una cuando salió a atender a su pasajera y otra cuando le avisó que la mujer se quedaría tomando mate y que por eso el conductor debía marcharse.

En medio de su relato Quiroga le pidió perdón a los familiares de las víctimas por “no haber podido hacer nada para salvarlas”, aludió que sufrió una parálisis como producto del miedo que tuvo y que se retiró de la sangrienta escena tratando de no pisar nada. “Me fui más o menos 15 minutos después que Martínez con la mano ensangrentada y en una bicicleta con la cual había llegado”, agregó.

“Martínez se llevó las zapatillas que trajo y luego de revolver toda la casa metió cosas en una bolsa y se fue”, se excusó el dueño del único ADN hallado en la escena del crimen.

El debate se reanudará este martes desde las 9.30 con la declaración del remisero Marcelo Tagliaferro quien fue citado para contestar preguntas aclaratorias por el co-defensor de Martínez Marcelo Mazzeo.

Cabe señalar que Tagliaferro fue denunciado por falso testimonio en la UFI 1 de La Plata a cargo de Ana Medina. Además se inscribió en el ministerio de Seguridad con el fin de cobrar una recompensa económica ofrecida al testigo que pueda brindar información útil para esclarecer el hecho. La suma en efectivo asciende a los $300.000.

La acusación está en cabeza del fiscal Álvaro Garganta, quien fue el investigador del caso y debe defender su teoría del móvil “celos” que –sostiene el fiscal– habría impulsado a Martínez a planificar y ejecutar la cacería junto a Quiroga.

Al fiscal lo acompañan en su hipótesis los abogados Marcelo Ponce Núñez y Ernesto Martín, patrocinantes de Daniel Galle (padre de la menor de 11 años Micaela Yamile); Gustavo Galasso y Silvia Petroff, representantes de Rubén Pereyra (padre de Marisol) y Guillermo Germán Niedfeld, actor de la familia de Susana De Bárttole.

El hecho se ejecutó en un departamento ubicado en calle 28 entre 41 y 42.


Tags: cuádruple - femicidio - declaración - declaró - javier - hiena - quiroga - máquina - verdad - hipnosis