Tinta Judicial
Jueves 21 de Marzo de 2019

Comienza juicio por bengala trágica

Ivan Fontan con amigos

Iván Fontán, acusado de homicidio

Iván Fontán es acusado de homicidio simple por dolo eventual. Para la defensa, en el peor de los escenarios, es un homicidio culposo

La Justicia penal de La Plata juzgará desde el próximo 11 de mayo a un joven acusado de arrojar una bengala que mató a un hombre de 32 años, durante un recital de La Renga, en el autódromo Roberto Mouras, en abril de 2011, tal como anticipó hace meses a Tinta Judicial.

Se trata de Iván Fontán, de 27 años, quien será juzgado por el Tribunal Oral en lo Criminal II de La Plata, a cargo de Claudio Bernard, Silvia Hoerr y Liliana Torrisi, por el delito de "homicidio simple, con dolo eventual", es decir que debió representarse que con su actitud podía provocar la muerte de una persona, el cual prevé penas de entre 8 y 25 años.

En la investigación quedó acreditado que el 30 de abril de 2011, cerca de las 22.30, en el autódromo platense, "un hombre encendió un dispositivo de tipo bengala que dirigió al nutrido grupo de personas que se encontraba dispuesto a escuchar al grupo de rock La Renga, en momentos en que se apagaban las luces".

El proyectil impactó en Ramírez "por la zona cervical y le fracturó el maxilar inferior derecho y la primera costilla, lo que le ocasionó la muerte" una semana después en un hospital.

Cabe recordar que la Sala III de la Cámara penal de La Plata confirmó todo lo actuado por la fiscal Virginia Bravo.

Tras el pedido de juicio oral, el juez de Garantías César Melazo, rechazó el sobreseimiento del joven y también el cambio de calificación a homicidio culposo, según se desprende de la resolución de 31 fojas a las que accedió este medio.

La defensa de Fontán planteó que la víctima murió por una mala atención hospitalaria y que no se acreditó que la bengala que impactó en el joven muerto sea la misma que arrojó el procesado (lo que técnicamente se denomina nexo causal).

Sin embargo la fiscal Virginia Bravo dio por acreditado en base a una pericia química que se trató del mismo artefacto pirotécnico. Los peritos analizaron microscópicamente la ropa que el acusado y la víctima llevaban puestas en la noche del 30 de abril de 2011. Los resultados de los compuestos químicos fueron idénticos. Las prendas de vestir analizadas “han estado en contacto con las sustancias pulverulentas utilizadas en la fabricación de artefactos pirotécnicos”, se concluye en el informe pericial.

El juez Melazo sostuvo, al rechazar el sobreseimiento, que esa medida “requiere un grado de certeza negativa al que no puedo arribar en esta precaria etapa” ya que la investigación “exige una determinación técnica pericial, que necesariamente por el carácter de las constancias en las que se basa exige un ineludible debate oral y público”.

El magistrado no desconoció que “se han planteado dudas”, pero recordó que las declaraciones testimoniales “si bien tienen valor probatorio”, será en el juicio oral “donde alcanzarán toda fuerza convictiva” para condenar o absolver, y “es ese ámbito donde debe tener el correcto análisis y control de los testimonios, que torna relevante y con vigencia absoluta los principios de inmediación, concentración y oralidad”.

Ante este panorama, la defensa, apeló la resolución ante la Cámara Penal de La Plata, donde rechazaron el planteo y dictaminaron que el caso sea ventilado en juicio oral.

Pruebas

El acusado llegará a juicio en libertad, ya que la Cámara de Apelaciones había dictado la libertad por falta de mérito, pero la causa siguió tramitándose y la fiscal obtuvo nuevas pruebas de cargo. Una de ellas fue el testimonio de un perito químico quien indicó que en la ropa secuestrada en el allanamiento realizado en la casa de Fontán, se encontraron rastros de minerales que componen la pólvora negra, explosivo utilizado para la fabricación de bengalas náuticas de similares características a las que apagó la vida de Ramírez.

Los investigadores también enviaron oficios a la empresa Google, a la red social Youtube y a la firma Artear S.A. para que aporte datos de distintos usuarios que subieron videos a internet donde se ve el recorrido de la bengala y luego el estallido de la misma, desde un ángulo distinto al video que replicó en todos los medios audiovisuales. Una de las grabaciones fue subida a la red de redes por el usuario "Maguilaplate". La grabación dura ocho minutos y fue etiquetada como “Canibalismo Galáctico - La Renga”.

En tanto, la empresa Artear S.A., moderadora del sitio web TN y La Gente, fue consultada para que aporte los datos de los usuarios Germán 1980, Bengala, Fedecrzz y Bengalarenga, que subieron a ese portal los videos “Basta de Bengalas”, “Bengala que mató a Miguel”, “El video de la bengala” y “Bengala Recital de la Renga”, según se lee en la causa a la causa que accedió Diagonales.

Demanda civil

Mientras la justicia Penal avanza en la investigación de la causa por la muerte de Miguel Ramírez, su familia presentó una demanda civil por un monto superior a los 300.000 pesos, contra el grupo rock La Renga; contra Chacal Producciones, la encargada de organizar el show; contra el gobierno bonaerense; y contra la aseguradora Federación Patronal.

La presentación de la familia contra el grupo, la productora y la Provincia, fue realizada en el Juzgado Contencioso Administrativo Nº1 de La Plata. El abogado de los Ramírez explicó que la demanda contra el grupo de rock es por ser “la cara visible, ya que los chicos van a verlos a ellos y no a la productora; por ende, son también responsables del show”.

El pleito judicial se extiende hacia Federación Patronal, empresa de seguros contratada por Chacal; y al gobierno provincial como responsable de la seguridad. “La Policía es responsable porque antes de entrar al Autódromo hay varias calles de acceso que estaban custodiadas por efectivos de esa fuerza y se vieron a varias personas prender bengalas, algo que está prohibido”, precisó el letrado.

 

 

 

 

 

Tags: miguel - ramírez - bengala - la - renga - iván - fontán - fiscal - virginia - bravo - silvina - langone - jueces - claudio - bernard - liliana - torrisi - silvia - hoerr