Tinta Judicial
Miércoles 13 de Noviembre de 2019

Bengala trágica: complican al acusado

Ivan Fontan rostro

Iván Fontán, acusado por accionar la bengala que mató a Miguel Ramírez

Un testigo señaló a Iván Fontan y lo ubicó arrojando pirotecnia en el recital del grupo La Renga en el que murió un joven luego del impacto de una candela náutica en el cuello

Un testigo complicó la situación procesal de Iván Fontán, el joven oriundo de la localidad bonaerense de Ingeniero White, acusado de ser quien arrojó una bengala náutic en un recital de rock que mató a Miguel Ramírez.

En la investigación quedó acreditado que el 30 de abril de 2011, cerca de las 22.30, en el autódromo platense, "un hombre encendió un dispositivo de tipo bengala que dirigió al nutrido grupo de personas que se encontraba dispuesto a escuchar al grupo de rock La Renga, en momentos en que se apagaban las luces".

El proyectil impactó en Ramírez "por la zona cervical y le fracturó el maxilar inferior derecho y la primera costilla, lo que le ocasionó la muerte" una semana después en un hospital.

El testigo Leonardo Garay retrató ante los jueces del Tribunal Oral Criminal II de La Plata  que vio a Fontán encima de uno de los baños químicos encendiendo pirotecnia y arrojándola: “Primero tiraba bombas de estruendo hacia la zona en donde no había gente, eso no molestaba a nadie. Pero después vi como encendió, usando sus dos manos, una enorme bengala que arrojó hacia donde había gente”.

El testigo que sigue al grupo La Renga desde el año 1999 indicó que: “No era común ver bengalas y menos de semejante tamaño”. Cabe señalar que el proyectil impactó en el cuello de Ramírez. Luego se constató que se trataba de una bengala náutica las cuales resultan ser mucho más fuertes y duraderas que las ordinarias.

Fontán trabaja como tubero en el puerto de Ingeniero White. Se sospecha que su vinculación con el mundo de la náutica facilitó el acceso del joven a una candela de navegación que, por sus características, tiene un poder de estruendo, alcance y luminosidad, mayor a la pirotecnia de venta al público en general.

"Un chico medio raro, no sé si estaba borracho o no, tenía un cohete bastante grande, lo prendió, creo que con un encendedor y lo tiró a la gente cuando la banda no estaba todavía en el escenario", dijo Garay, quien agregó que la bengala recorrió el campo" hasta que "de golpe" no la vio más.

La fiscalía le pidió que reconozca a la persona que tiró la bengala y respondió: "Fue él (por el acusado)".

La defensa le consultó a Garay sobre el tipo de vestimenta que usaba el acusado ese día pero no lo recordó, aunque "sí que tenía el pelo más largo que ahora, y estaba subido a un baño químico cuando arrojó el cohete".

"Parecía una cañita gigante y, en vez de apuntar hacia el cielo, la tiró hacia la gente", sostuvo Garay, quien indicó que "previo a la rueda de reconocimiento" que se le realizó a Fontán durante la investigación, ya había visto su rostro "en la tele".

Sin embargo, el joven dijo que el reconocimiento lo hizo en base a su recuerdo y no lo que observó por televisión y que en aquel momento no tuvo "ninguna duda" como tampoco la tiene ahora respecto a que sea Fontán el autor material.

Además, recordó que "había mucha gente donde fue dirigida la bengala, y él (por Fontán) ya había estado tirando antes otro tipo de cohetes pero al piso, al paso, no a la gente".

"No pensé que la bengala le iba a pegar a alguien, hizo mucho ruido cuando la lanzó, era de color rojo, con mucho fuego, para mí era una caña voladora gigante", afirmó el testigo frente a los magistrados.

La acusación está en manos de la fiscal Silvina Langone y la defensa a cargo del letrado particular, Gustavo Avellaneda. El Tribunal está integrado por los jueces Liliana Torrisi, Silvia Hoerr y Claudio Bernard.

Según lo dispuesto en la agenda de trabajo del TOC II, el día viernes se realizarán los alegatos y la próxima semana será el turno del veredicto.

Fontán llegó a juicio en libertad. Fue excarcelado por la Cámara de Apelaciones y Garantías de la capital bonaerense. Para la fiscal Langone el caso debe encuadrarse como homicidio simple por dolo eventual. Para la defensa no está probado quién fue el que disparó la bengala y, como planteo subsidiario, planteará que se trató de un homicidio culposo, figura que podría evitar que el joven termine tras las rejas.




Tags: iván - fontán - bengala - trágica - miguel - ramírez - la - renga - juicio - oral - autódromo - fiscal - silvina - langone - defensor - abogado - gustavo - avellaneda