Tinta Judicial
Martes 13 de Noviembre de 2018

Archivan causa por crimen de financista

El financista perel

La muerte de Perel y su esposa sigue siendo un misterio

El financista Mariano Perel y su mujer fueron hallados muertos con un disparo en la nuca cada uno. La Procuración bonaerense designó a un cuerpo de elite para la investigación. A 13 años del hecho el expediente tiene 11 cuerpos. Ningún sospechoso. Nadie detenido. Está a punto de cerrarse

Se cumplieron ya 13 años de las muertes del financista Mariano Perel y de su esposa, Rosa Goldonitky y todavía no hay imputados, ni detenidos, ni tampoco sospechosos. Pero eso no es lo peor: ahora quieren cerrar el caso, con miles de interrogantes, sin siquiera haber establecido las causas de lo sucedido y sin culpables.

Teorías hay muchas, pero lo cierto es que ninguna de ellas se pudo probar y el caso quedó paralizado. El expediente judicial consta de 51 cuerpos, que ahora están a punto de ser archivados.

Perel y Goldonitky fallecieron de un tiro en la nuca el sábado tres de febrero de 2001 en una habitación del Apart Hotel “Puerto Hamlet” de la ciudad balnearia de Cariló y sus cuerpos fueron hallados al otro día.

¿Qué fue lo que pasó?: no se sabe, nadie puede determinar con precisión lo que ocurrió, ni siquiera la Procuración que envió a Cariló los mejores investigadores y los recursos más sofisticados para esclarecer ambas muertes y tener certezas, algo que nunca sucedió.

Una de las hipótesis fue la del doble asesinato. Alguien habría entrado a esa pieza del lujoso hotel y les habría asestado un disparo en la nuca, para luego marcharse sin dejar ningún rastro o evidencia que permita iniciar una investigación orientada hacia el asesino del matrimonio.

La otra, fue la suposición de que él mató a ella y luego se suicidó. Ésta segunda teoría tomó fuerza porque varios pesquisas creyeron que el viaje de Perel a Cariló fue “la excusa perfecta” para montar la escena del doble homicidio.

Los investigadores se basaron en las millonarias deudas que tenía el empresario y que lo acosaban desde hacía mucho tiempo. Fue por esta razón que habría tomado la decisión de simular el asesinato para que sus hijos puedan cobrar un importante seguro de vida.

En relación a esto, hubo dos detalles. Primero, la posición en la que se encontraba el arma al momento de ser hallada en la escena del crimen hizo tambalear un poco esta última hipótesis desplegada. Pero por otro lado, hay otro indicio que reforzó la teoría del asesinato seguido de suicidio que se barajó en segunda instancia.

Se trata de la forma de proceder de Mariano Perel, los días anteriores al sangriento episodio, que tienen que ver con que la pareja acostumbraba hospedarse en lugares que ofrecían cámaras de seguridad y ésa vez, llamativamente, se alojaron en Puerto Hamlet, que no cuenta con ese servicio, cosa que no pasó inadvertida para los investigadores del caso.

Entonces ¿qué fue lo que en realidad sucedió? Nadie lo sabe, pero aún así y aunque parezca un hecho insólito y difícil de creer, la causa está a punto de ser archivada.

Un expediente de 11 cuerpos: todo por nada

El caso de Perel y Goldonitky, que se tramita en la Fiscalía Nº 2 de Dolores, no pudo desentrañar el principal interrogante del caso que como venimos diciendo es: si fue un doble homicidio o un homicidio seguido de suicidio.

“La Justicia aún no tiene claro la materialidad del hecho, pero tampoco tiene más elementos para seguir trabajando” informó una fuente directamente vinculada con el caso.

“La causa está inactiva y lleva mucho tiempo sin que se incorpore ningún material nuevo. A pesar de los años y los esfuerzos no se pudo determinar con certeza las circunstancias en las cuales se produjeron las muertes”, agregó.

Vale mencionar que la causa siempre estuvo en la misma fiscalía, pero sufrió varias modificaciones en cuanto a los encargados de llevarla, ya que estuvo en las manos de cinco fiscales.

La primera en hacerse cargo fue la doctora Claudia Castro y luego de cinco sucesores, quedó en poder del fiscal Diego Bensi. Sin embargo, y pese a los muchos cambios, los avances fueron muy escasos porque siempre partieron del trabajo de los fiscales y sus equipos ya que los hijos del matrimonio, Jonathan y Valeria Perel, nunca se presentaron como “particulares damnificados” en la causa, ni pusieron un abogado que los represente.

Una fuente judicial indicó que: “Hace un tiempo que desde la fiscalía los están rastreando para devolverles todas las cosas que eran de sus padres. Están los palos de golf de Perel, las ropas y otros elementos personales pero tras sus declaraciones iniciales ante la Justicia, los hijos del matrimonio fallecido se sumieron en el silencio”.

La pistola del financista junto a la cama

Todo comenzó el viernes dos de febrero de 2001 cuando en horas del mediodía, Mariano Perel y Rosa Golodnisky arribaron a Cariló y se alojaron el Hotel Puerto Hamlet, previa reserva telefónica.

Tras subir la escalera, se instalaron en la cabaña 32 y comenzaron a disfrutar de un fin de semana que prometía ser excelente.

Un desayuno en la cama de la habitación. Pileta. Un asado en la cena. Y una llamada a su hija en Australia. Hasta ahí, todo era normal. Nadie podía sospechar todo lo que se desencadenaría momentos más tarde…

Valeria Perel testificó ante la Justicia que en la comunicación que recibió de sus padres no notó nada “fuera de lo común”.

¿Qué sucedió entonces que ni la hija, ni los demás huéspedes del hotel, ni tampoco los empleados del lugar vieron algo que aporte a la causa? ¿Porqué nadie escuchó disparos, ni conversaciones ni puertas que se abrían en la tranquilidad de la madrugada?

La única que vio algo fue la mucama, quien contó que las llaves de la habitación estaban puestas “del lado de afuera”, pero aclaró que no le llamó la atención porque eso era algo común y muchos huéspedes lo hacían.

Como los Perel no respondían, el gerente del hotel decidió entrar y al hacerlo, se encontró con los cuerpos acostados en la cama con sus pijamas puestos y un balazo en la nuca. A un costado estaba tirada el arma homicida: una pistola calibre 7.65 que pertenecía al financista.

Tags: mariano - perel - financista - esposa - rosa - goldonitky